22 jun. 2009

Semana 20: Días de calma.


Eva ya tiene 4 meses, veo las fotos del inicio y me parece increíble lo rápido que está creciendo, usa ropa de 6-9 meses y pañales también, es muy fuerte, no se enferma, pero dicen que es por la leche materna y que las enfermedades aparecen cuando deja de lactar, a veces se parece a mi, a veces a su madre, a veces a mi hermano y a veces a mi sobrina, su rostro no se define todavía.

Al principio no miraba ni sonreia, ahora rie cada vez que me ve, me reconoce y sonríe, sabe que soy su padre (o me ve cara de chiste), el trabajo es muy duro para mantener todo y no tengo mucho tiempo con ella, sólo la veo 15 a 20 minutos diarios antes de que se duerma y es deprimente irme en las mañanas cuando está dormida, cuando está despierta es peor porque ella ve que me alejo y no me quita la mirada hasta que me voy.

Los fines de semana es distinto, al parecer ella se sorprende, pero conforme van pasando los días estoy seguro que ya tiene una noción mínima de lo que es el tiempo, los sábados no trabajo y ella me ve al despertar y me sigue viendo durante el resto del día, su estado de ánimo los sábados y domingos es mucho mejor que de lunes a viernes, los fines de semana tiene un gesto en las mañanas que no se ve en el resto de la semana, es como si se preguntara porqué está mi papá aquí si es de día, pero el gesto dura muy poco, luego me sonríe y nos ponemos a jugar.



Hay cosas que nunca vas a esperar al ser padre, hay que dominar las frustraciones, pienso que es la parte más dura del asunto, al menos para los que siempre hemos sido independientes, hay muchas cosas que quiero, muchas cosas que necesito, muchas cosas que me gustaría hacer, muchas cosas que quisiera comprar, pero no puedo. Tengo 2 trabajos y no me sobra ni para el chicle, ni siquiera tengo tiempo para un hobbie o ver televisión, es el precio de vivir en un país tercermundista, habrán momentos que pensarás que todo es una mierda y te sentirás miserable, tus amigos salen al cine, al bar, al gimnasio, se compran celulares de ultima generación, viajan, etc, tu no, jajaja, yo tampoco.

Pero rescatando los pocos momentos de lucidéz que puedo tener en escazos momentos sin estress pienso que lo tengo todo y soy muy felíz, tengo mucho trabajo, tengo dinero que no veo, pero está presente en todo lo que pago porque tengo luz, agua, gas, internet, telefono, cable, casa, servicios, etc, tengo salud y una fortaleza envidiable, tengo una increible esposa y mis 2 tesoros mas grandes, mis hijos, lo tengo todo.

Pd. Me es imposible mantener el blog a diario (mucho trabajo), asi que lo haré semanal.


Semana 19